La perfecta vida de Lucía se desmorona la noche en que es maltratada por su marido. Su éxito laboral como psicóloga, la estabilidad de su perfecta familia y la supuesta felicidad que debería regir su vida, desaparecen y dan lugar a un vacío profundo y oscuramente sensual.

Leonor (Anna Castillo) quiere marcharse de casa, pero no se atreve a decírselo a su madre. Estrella (Lola Dueñas) no quiere que se vaya, pero tampoco es capaz de retenerla a su lado. Madre e hija tendrán que afrontar esa nueva etapa de la vida en la que su mundo en común se tambalea.

Germán, un honrado padre de familia, ve cómo todo su mundo se tambalea la noche en que, conduciendo de regreso a casa, atropella accidentalmente a dos chicas adolescentes. A partir de ese momento, Germán tendrá que hacer todo cuanto esté en su mano para evitar que su vida quede destrozada para siempre.