En treinta minutos se puede construir un mundo o se puede acabar con él. No se necesita más, ni un minuto más. Media hora (y un epílogo) lo consigue en una historia trepidante, donde el espectador asiste sobrecogido a la tragedia que contempla, que adivina, sin poder hacer nada por evitarla. Y lo hace con una maestría en el relato que nos permite contem...

Carmen (Maribel Verdú), un ama de casa del barrio madrileño de Carabanchel, descubre un día que su marido, Carlos (De la Torre), parece estar poseído por un espíritu maligno. Ahí empieza una exhaustiva investigación, entre terrorífica y disparatada, para intentar recuperarlo.