Musa vive en un pueblo de la Cataluña interior, recogiendo piñas para luego venderlas o conversando con sus compañeros. Pide trabajo en las casas de los lugareños, pero nunca lo obtiene. Intenta integrarse, pero solo consigue alguna que otra sonrisa condescendiente.